Datos personales

Mi foto
Maya. Soltera, 26 aunque ya obsesionada con la treintena de años, la mayor parte del tiempo sola aunque este acompañada, bipolar, aunque selectiva amistosa y bastante sincera. Una bohemia.. o no se.. Solo sé que soy Maya.

viernes, 27 de febrero de 2009

Confesión.

"...Respiro de pronto, y olvido lo bueno
pero en este caso mi volcan se apagó.
Maldita decision, que me enreda en la niebla,
por no seguir lo que grita el corazon...
eres tu, solo tu amor..."


Yo recuerdo...

Solías amar mis rodillas y mis hombros.
Yo amaba tu barba y la forma en que siempre eras tan mi principe, mi hombre perfecto.

Amabas mi niñez y mi terquedad, porque así eras solo tu quien podía dominarme y hacerme obedecerte.
Terca, testaruda, irracional, apasionada... así solía ser.

Recuerdo las tardes larguisimas a tu lado. De tu mano. Bajo tu refugio.
Una plaza, una banca, un porro y muchos cigarros. Nuestra conversación siempre infinita, y un montón de besos con olor a tierra mojada y sonido a campanas de iglesia.
Mis 18 años perfectos, entrando de tu mano a los sitios donde los demás no podían entrar.

Amabas el hecho que nunca me diese por vencida, que siempre ganara en todo y que todos me escucharan. Te encantaba verte obligado a atenderme, a mimarme, a quererme y complacerme porque sabías que no eras el único que me pretendía; pero tu sabías, no podía marcharme de ti...

Nos encaprichamos en recordarnos que eras mio, y yo tuya. Sin necesidad.

Amabamos...
Nuestras vidas, nuestros besos, el ser perfectos, nuestras libertades, el ser tan tuya, el ser tan mío, el hablar por telefono horas hasta la madrugada, el que te convenciera y hacerte escapar a las cuatro de la mañana a hurtadillas de tu casa para meterte en mi cuarto y hacerte el amor, el que todos nos conocieran, el que nuestros nombres fuesen prolongación del otro...

Aquella noche en que corrí detras de ti porque simplemente no podía dejarte ir,
y te encontre ahi, a mitad de camino, de regreso,
tu tambien corriendo tras de mi...

El que nunca pudieses decir no...

Que a veces no usara ropa interior, y hacertelo saber...

Tu barba de tres dias raspando mi espalda...

Tus manos grandes, las mias pequeñas, juntas...

Tu voz de hombre, tus ojos de niño...

Mi cuerpo pequeño que conocias de memoria, el lunar de mi pierna, y el que esta un poco mas abajo de mis senos; tu lugar favorito en el universo...

El empeño de mis padres de mantenenos lejos, y la poca atención que les dabamos a eso...

Tus viajes a otras ciudades, mis torturas y mis lagrimas...

Imcluso, tu traición, la amé.

Pero...

Hace 8 años que fuí esa. Y hace 6 que espero un avión en mis sueños que te traiga de vuelta con tu sonrisa perfecta y el cumplimiento de tu promesa...
Aun retumba en mi cabeza... "Volveré por ti..."

¿Qué amarás de mi, si ahora estoy muerta?

Lamento tanto informarte, que el dolor me gano, que esa niña ya no existe.
Que la amargura y el olvido se apoderaron de mi. Que el fracaso ahora es parte de mi vida, que la soledad es mi compañera, es en verdad la unica que me soporta y no me deja.
Que estoy rendida, que no existen las ganas de vivir.
Ya nisiquiera el que estes aqui, el que por fin estes aquí me hace sonreir.

Las esperanzas...
No se que es...

Mi amor, ese amor tan inmenso que me hizo crecer, creer, vivir, ser feliz a pesar de que estuvieses lejos, cuidarla a ella por ti, murió.

Mi corazon esta negro y viejo, como han de estar mis pulmones, mi higado y mis riñones han de estar.

Yo no soy ya... y tu tampoco.

No tengo 19, y no te amo.
Aun peor, Amo a otro, y no me ama. Y es mi dolor el que debo cargar, asi como cargue el tuyo.
No pienso hundirte, como me hundiste tú.

Tu has muerto en el olvido, en un rinconcito de lo que solía ser mi alma.
Ahora dejame morir a mi aquí, lejos de tu presente y tu futuro...

1 comentario:

  1. Ese amor adolescente que tiembla a ras de la misma piel, quien pudiera rememorar cada instante, cada suspiro, cada caricia, cada beso que hizo de nosotros pura felicidad, pero todo tiene un principio, un final y acabamos dándonos cuenta que la vida se nos va en un cerrar y abrir los ojos y que nada es lo que parece, abrazzzusss...

    ResponderEliminar