Datos personales

Mi foto
Maya. Soltera, 26 aunque ya obsesionada con la treintena de años, la mayor parte del tiempo sola aunque este acompañada, bipolar, aunque selectiva amistosa y bastante sincera. Una bohemia.. o no se.. Solo sé que soy Maya.

viernes, 27 de febrero de 2009

Confesión.

"...Respiro de pronto, y olvido lo bueno
pero en este caso mi volcan se apagó.
Maldita decision, que me enreda en la niebla,
por no seguir lo que grita el corazon...
eres tu, solo tu amor..."


Yo recuerdo...

Solías amar mis rodillas y mis hombros.
Yo amaba tu barba y la forma en que siempre eras tan mi principe, mi hombre perfecto.

Amabas mi niñez y mi terquedad, porque así eras solo tu quien podía dominarme y hacerme obedecerte.
Terca, testaruda, irracional, apasionada... así solía ser.

Recuerdo las tardes larguisimas a tu lado. De tu mano. Bajo tu refugio.
Una plaza, una banca, un porro y muchos cigarros. Nuestra conversación siempre infinita, y un montón de besos con olor a tierra mojada y sonido a campanas de iglesia.
Mis 18 años perfectos, entrando de tu mano a los sitios donde los demás no podían entrar.

Amabas el hecho que nunca me diese por vencida, que siempre ganara en todo y que todos me escucharan. Te encantaba verte obligado a atenderme, a mimarme, a quererme y complacerme porque sabías que no eras el único que me pretendía; pero tu sabías, no podía marcharme de ti...

Nos encaprichamos en recordarnos que eras mio, y yo tuya. Sin necesidad.

Amabamos...
Nuestras vidas, nuestros besos, el ser perfectos, nuestras libertades, el ser tan tuya, el ser tan mío, el hablar por telefono horas hasta la madrugada, el que te convenciera y hacerte escapar a las cuatro de la mañana a hurtadillas de tu casa para meterte en mi cuarto y hacerte el amor, el que todos nos conocieran, el que nuestros nombres fuesen prolongación del otro...

Aquella noche en que corrí detras de ti porque simplemente no podía dejarte ir,
y te encontre ahi, a mitad de camino, de regreso,
tu tambien corriendo tras de mi...

El que nunca pudieses decir no...

Que a veces no usara ropa interior, y hacertelo saber...

Tu barba de tres dias raspando mi espalda...

Tus manos grandes, las mias pequeñas, juntas...

Tu voz de hombre, tus ojos de niño...

Mi cuerpo pequeño que conocias de memoria, el lunar de mi pierna, y el que esta un poco mas abajo de mis senos; tu lugar favorito en el universo...

El empeño de mis padres de mantenenos lejos, y la poca atención que les dabamos a eso...

Tus viajes a otras ciudades, mis torturas y mis lagrimas...

Imcluso, tu traición, la amé.

Pero...

Hace 8 años que fuí esa. Y hace 6 que espero un avión en mis sueños que te traiga de vuelta con tu sonrisa perfecta y el cumplimiento de tu promesa...
Aun retumba en mi cabeza... "Volveré por ti..."

¿Qué amarás de mi, si ahora estoy muerta?

Lamento tanto informarte, que el dolor me gano, que esa niña ya no existe.
Que la amargura y el olvido se apoderaron de mi. Que el fracaso ahora es parte de mi vida, que la soledad es mi compañera, es en verdad la unica que me soporta y no me deja.
Que estoy rendida, que no existen las ganas de vivir.
Ya nisiquiera el que estes aqui, el que por fin estes aquí me hace sonreir.

Las esperanzas...
No se que es...

Mi amor, ese amor tan inmenso que me hizo crecer, creer, vivir, ser feliz a pesar de que estuvieses lejos, cuidarla a ella por ti, murió.

Mi corazon esta negro y viejo, como han de estar mis pulmones, mi higado y mis riñones han de estar.

Yo no soy ya... y tu tampoco.

No tengo 19, y no te amo.
Aun peor, Amo a otro, y no me ama. Y es mi dolor el que debo cargar, asi como cargue el tuyo.
No pienso hundirte, como me hundiste tú.

Tu has muerto en el olvido, en un rinconcito de lo que solía ser mi alma.
Ahora dejame morir a mi aquí, lejos de tu presente y tu futuro...

martes, 24 de febrero de 2009

I wanna...


And i cant stop thinking...

Acercate a mi espalda y respira en mi oido.
Pregunta; la respuesta siempre será no.
Ahora que no te importe; revive nuestras fantasías olvidadas, demasiado adolescentes para nosotros.

Como si de beats se trataran, cada golpe con un ritmo.
toma mis muñecas, tirame contra la pared, aprisiona mi cuerpo con el tuyo, aprieta mi cuello para que no llegue suficiente oxigeno a mi cerebro y no pueda pensar más. Atontame, excitame, no me dejes reaccionar.

Y ahora acercame a dios...

Es casi mortal tus labios destrozando los mios.

No es amor. No te quiero y nunca lo haré; por ahora solo necesito que me cures de esta enfermedad, como ya lo has hecho antes. Podrás?

Tumbame al piso y obligame, porque en el fondo no quiero ya, pero no puedo parar.

Haz que tus manos jueguen conmigo, como tu sabes hacerlo. Violame con ellas y obligame a temblar. Obligame a que sea ahora yo la que pida más.

Adora mi cara como siempre, muerde mi cuello como nunca, dejame escucharte mientras no puedes más, dejame saber que no puedes mas. Arranca mi ropa, destroza mi cuerpo, hazte mi dueño, no me dejes respirar...


Y allí tirados en el piso del balcón ha quedado mi obsesión...
No contigo; te he usado. Pero ahí ha quedado mi obsesión.

Podra alguien alguna vez superarte?

miércoles, 18 de febrero de 2009

Down


"...Que ya no hay tiempo que trasncurra, ni sudor que se me escurra por tu cuerpo; donde escurran mis silencios, mis manos, mi boca, mis ganas, mi besos, mi cabeza loca, mi tema, mi sueño, te digo porque..."



¿Cuantos cigarrillos seran suficientes para dejar las ansias atras un rato?


¿Cuantos necesitas?


Uno por noche solían ser suficientes.
Una vez por mes podía soportarlo...


Ahora enciendo uno y otro, las cajas estan vacías y hasta los fosforos se han terminado.
Ahora una botella de vino no es suficiente y el sabor agrio del whisky es dulce si calma mi dolor.
Mis uñas no se molestan en crecer, mis heridas no se esfuerzan en cerrar, mis venas no dejan de sangrar...


Y yo sigo sin ti. Y así seguiré.


Creo que viví una fantasía. Creo que me enamore de un espejismo.


Ahora eres tan otro. Ahora solo dolor encuentro en ti.
Ahora eres una pared a la que amo y que se cae sobre mi.
Ahora eres mi tumba, mi fosa, mis ganas de morir.
Ahora yo soy nada, soy un espejismo de lo que fuí.


Soy tan absurda, tan ridicula.
Tan molesta, indeseable.
Tan cadaver que te apesta y no se termina de morir.


¿Cuantas lagrimas serán suficientes para dejar el dolor atrás un rato?


Y tu piel es mi Paris...


Y en mis sueños te hago el amor y luego te ries de mi.
En mis sueños te hago el amor y tu ya no te inmutas, no te mueves...
En mis sueños te hago el amor y de pronto como un fastasma entre mis piernas te desvaneces...


Que tonta soy...


Ahora no veo esperanzas, se me olvidó quien solía ser.


Nada es lo que solía ser.


Ahora esperare...


Las pastillas, el cigarrillo, el alcohol, mi insomnio, su muerte, mi soledad, mis heridas que no paran de sangrar, la nueva vida que quiere continuar, mis ganas de ya no vivir mas, tu desprecio, tu odio, tu indiferencia, tu ausencia... la yo que ya no está...


Algo de eso tiene que funcionar...


Y estaré donde siempre he debido estar.

viernes, 13 de febrero de 2009

Verdad...


Y se ha roto el cristal...

alguna resentida lo rompió, contandome toda la verdad...

que importa ya.


Yo lo sabía, los cristales, al igual que tu mirada son transparentes.

Tu boca y lo que sale de ella son solo visceral.


Y duelen los cristales rotos incrustrados en mis pies, probablemente en varios días no pueda caminar, pero que importa ya.


Cuando sanen mis heridas nueva piel, mas gruesa y fuerte las cubrirán.


Ahora trataré de ignorar el cristal que se inscrustó en el pecho, aunque es dificil; es el que duele más, porque:


Tantas veces te pregunte...

Tantas más mentistes...

No te importo, solo importabas tú. Lo que tu planeabas, lo que tu querías.

Pero que importa ya...


El cristal está roto.


Pondre uno nuevo, para que lo rompas, otra vez...


o quiza ya no mas...


Ya no más.

Mentiras...


¿Podría alguien ser tan amable de decirme la verdad alguna vez?

No es tan dificil...

Igual, yo aun no conociendo la verdad completa, sé que es mentira todo...

Todo...

Me romperé, si, quizá. Pero...

Cuando se quiere se debe la verdad...


ahh diablos, cierto..

no hay amor, eso también es mentira...


Entonces, si me vas a mentir, no me hables, déjame sumergida en la soledad,

que al parecer es la única sincera, ahora es mi única verdad.

miércoles, 11 de febrero de 2009

12:00 a. m.


Podría alguien ser tan amable de hacer algo por mi?
Yo se que usted no es mi familia, ni mi amigo, ni nada que se le parezca,
Yo se que usted no tiene ningún deber, ninguna obligación, pero,
Podría hacerlo por mi, por favor?

Estoy perdiendo mi tren, necesito llegar a casa,
Estoy tan sola ahora aquí, perdida
En esta ciudad donde a nadie conozco, donde nadie ha sido amable conmigo.
Quiero ir a casa, quiero escaparme de aquí, este lugar me asfixia, me mata,
Por favor, podría ayudarme?

He esperado mucho tiempo sabe, y tuve que perder a el único que hubiese cambiado seguro su boleto y su vida por mi para poder darme cuenta,
Aquí no estoy bien, debo escapar.
Y estoy destrozada, vea mi cara, ya no aguanto más.
No piense que soy una mendiga que está acostumbrada a pedir favores, que vive de caridad ajena, en realidad nunca antes había sido así.
Pero he hecho por alguien lo que ahora yo necesito que usted haga por mí, necesito llegar a casa, y mi tren partirá dejándome atrás.
He confiado en otros y me han dejado mal, he vuelto a confiar y he perdido.
Por favor, no le pido que me regale su boleto, pagaré lo que sea por él, pero necesito tomar este tren. Es el último que llegara a tiempo, a casa.
Y es cierto, yo tenía ticket, en realidad tenía dos, y muchos mejores que el suyo. No, por favor no se ofenda, mejor o peor, lo necesito
Pero pensé que ya habría chance, y regale mi ticket, y ese tren ya salió. Ahora el suyo es el único, es el último, y pagaré lo que sea por él, lo que pida.

Pero no, nadie hace favores a desconocidos…
Y en mi caso, a conocidos tampoco.
Perdí mi tren, y no habrá Madrid, no habrá Canarias, no habrá Paris.
Perdí mi tren y quede sola, otra vez, hay que ver…
La vieja Europa (como la vida, el amor, la felicidad, los amigos, la suerte…) se empeña en dejarme atrás…
Veo partir el bus sentada en el andén, y ni siquiera me doy cuenta que los demás me miran extraño porque me he echado a llorar.
Ahora, si me disculpan, ya no puedo escribir más, esta noche convalecen mis sueños y mañana a las tres de la tarde cuando cierren la embajada morirán.
Ahora, si me disculpan, me sentaré a llorarlos, mientras los veo morir, sola.

martes, 10 de febrero de 2009

Cristal


Porque asi es la felicidad, vulnerable....

Y para una bipolar aun más. -Debo dejar de decir eso, estoy convirtiendo mi enfermedad en una excusa para no ser feliz, o para arruinarla-.

Y es que cuando me hablas, cuando me miras, cuando me deseas; soy feliz.
cuando mi sonrisa se basa y depende en algo tan volatil como tus cambios de humor, tus estados de ánimos, tus situaciones y circunstancias, tu suerte. Tan volátil como tú.

Una palabra, una señal, una equivocación tuya o una confusión mía es todo lo que necesito para montarme en una nube, y momentaneamente, ser féliz. Imaginarte imaginandome, pensarte pensandome, quizá, tal vez, pienses en mi.

Y soy feliz, y tenemos una vida perfecta, y podemos estar juntos de nuevo; no hay muerte, no hay terror, no hay pobreza ni dolor. Hay tu y yo, que cabemos en esta vida absurda. Hay a m o r... Existe eso, y ya no solo es tuyo, o solo es mío, y ya no es de ti para ella, o de mi para el, ya no hay vicios, ni enfermedades y el único objeto de deseo somos nosotros mismos. Ya no soy adicta nunca más a el, o a ti, o a nada. Somos libres, y estamos juntos. Estamos.

Pero miento, porque si, dependo de ti, de el, de ella, de que ya no estas y nunca estarás. Yo lo sé, ya lo has dicho antes, nunca estarás.

Y ahora, que me doy cuenta, en tus letras que son mias ahora, me doy cuenta; son mias por propiedad física de los objetos; porque esta computadora es mía, porque este libro ahora lo es, porque alguna vez dijiste o insinuaste que asi era y yo, conserve la esperanza que así sería. Porque me quisiste alguna vez, y yo no supe luchar por ti. Porque te mentí y te oculte verdades, porque te debo mucho aunque te reprocho el que tu me debas más, porque hasta el estar sola ahora es tu culpa. Porque si.

Pero creo, esas palabras no son para mi. Y muero.

Y ya no soy feliz. Y sin ti, en el lugar donde te corresponde estar, pero no quieres, no puedo, no puedo ser feliz.

Pero... seguiré escuchandote y leyendote, recordando lo bueno y los momentos en que tus ojos cambian, tus labios se vuelven mas rojos y tus manos crean recuerdos. Seguiré creyendo que me crees, pensando que me piensas, fragilmente, siendo féliz.

Como leí por ahi.. Soy cristal.

Ten cuidado, en tus manos me deshago, me rompo o me vuelvo arena, lo que tu quieras, soy cristal, y tu. Tu eres mi fuego.

Hazme o deshazme.

lunes, 9 de febrero de 2009

Needing...

What i need, maybe is not what i want...
Youre what i want; but theres no way that you`ll be what i need.

Que necesito para ser feliz?
-Buena pregunta - le dije a mi psicologa- pero ahora que lo menciona, no se que responder.

Y he aquí por asignación me encuentro dando vueltas en mi cabeza, fantaseando con la utopía, soñando con lo que irremediablemente me haría feliz y que nisiquiera mi terquedad pudiese encontrarle defectos y arruinar. Ahora voy a escuchar música bonita y optimista para hacerme la idea. A ver...

Primero que todo, no que se iría en primer lugar. Dinero, sexo, amor. Terriblemente y mostrando mi naturaleza, entre los primeros happyli ever after no aparecen ni salud, ni familia... que cosas, así soy.

Y empieza la lista quimérica: Dinero, más del que tengo, más del que puedo necesitar. Como se trata de solo desear podría ganarmelo en la loteria, o conseguirme un maletin en la calle, que se yo. Dinero, para ser feliz; para hacer felices a los demás. Porque, como pesa el metal eh. Cuanto lo podemos necesitar. Dinero para no viajar una semana, sino quedarme a vivir en Paris, y no en boleto clase Economica, quedarme en un hôtel y hacer cuantos recorridos me de la gana. Dinero para salir todos los fines de semana, comprar medio centro comercial o quiza, tener el mio propio, montar mi bar donde suene la música que yo quiera escuchar y ser feliz. Que se yo para qu lo pueda querer, pero lo quiere, probablemente me haga feliz.

Sexo, del mejor, de ese que me quema la piel. Seo mucho, bastante, de fines de semana enteros, de diez veces en una noche, de besos suaves y tambien violentos, de suspiros y gritos, de besos y mordiscos, de caricias y golpes. Sexo. Como tu sabes, así. Sexo..

Salud, para que no se arruine nada, claridad mental para no arruinarlo yo. Acabar con la bipolaridad y con los cambios estúpidos de mi humor. Acabar con las explosiones, con las depresiones y dejar solo los momentos cuando me siento bien. Salud para mis hijas, para los que me rodean, para mi.

Amor. ( Siempre queremos lo que no tenemos, creo).
Necesito un principe, un caballero.
Necesito un poeta maldito que escriba sus letras en mi espalda, en mis muslos, en mi cuello y en mi imaginacion. Que los escriba con sus besos, con sus dientes, con sus marcas en mi piel y que pueda el ser feliz mientras lo hace.
Alguien que me excite con su mente, al vaciarme lo que siente, lo que quiere, que no sea solo física, necesito seducción mental.
Que me enamore, que me mate y que me reviva. Que me haga soñar y creer en lo que ya no creo. Que me haga sonreir cuando escuche alguna stupid love song.
Alguien que me necesite, tanto como yo a el, que me quiera y que me merezca.
Una mezcla de los que ya he tenido antes, en uno, uno perfecto.

De espalda ancha y blanca, de brazos fuertes y tatuados, adicto a algunas cosas incluyendome a mi, de cabello muy rock y ojos bastantes darks, con canciones rondandole la cabeza, de creatividad a flor de piel, de libertad mas alla de el...
Alguien....
que me ame.

Pero lo más importante, alguien a quien pueda amar yo tambien, de verdad.

Sería feliz.

Soñar no cuesta nada...

domingo, 8 de febrero de 2009

Estado de animo actual: Celosa.

Que cosa estupida, los celos.
Cuando nisiquiera tienen base, no por no existir lo que no quieres que exista, sino porque lo que existe definitivamente está muy lejos de poder ser celado.
Que cosa odiosa son.
Que miedo de que te olvides de mi, que rabia que alguien se convierta en mas importante que yo. Es que hasta que le puedas contar cosas que solo tenías la confianza de contarme a mi, me mata.
Que cosa idiota.
Y cada noche que pasa es un suplicio, cada día un infierno. Cada beso que pudieses darle, que quisieras robarle. Cada gemido que puedas sacar de su boca y cada sensación de pertenencia que ella pueda tener sobre ti, que yo un día tuve, que ciertamente nunca debí tener. Cada vez que pueda tocar tu cara, tu cabello; cada vez que te mire a los ojos, que tome tu mano, que esté cerca de ti.
Cada desyuno, almuerzo o cena; cada cerveza; cada cigarro. Cada palabra.
Maldita sea!
Que infierno son los celos...
Y así seguire, en este purgatorio pagando las culpa que le debo a la vida, celandote, mirando callada y teniendo que escuchar cuando hablas de ella.
Ahi, justo ahí, aunque finjo no importarme, es que quiero morir.
Que cosa odiosa los celos son...
Pero bueno, más odioso es no tenerte alrededor...