Datos personales

Mi foto
Maya. Soltera, 26 aunque ya obsesionada con la treintena de años, la mayor parte del tiempo sola aunque este acompañada, bipolar, aunque selectiva amistosa y bastante sincera. Una bohemia.. o no se.. Solo sé que soy Maya.

sábado, 3 de enero de 2009

Una despedida de dos tipas distintas.. pero iguales

Yo no soy nada y soy todo.

No soy lo suficientemente bonita para quererme, pero tampoco lo horrible como para dejarme atrás. Lo rica para necesitarme ni lo pobre para ser indispensable. Lo inteligente para lograr que me amen, ni lo estúpida para pasar desapercibida; entonces, ¿Qué soy?.

No soy nula, bastante interesante; aunque al parecer solo soy la portada bonita de un libro que se ve bien pero que nadie lee completo por el fastidio que resulta leer un libro muy complicado.
Soy una enrollada, una complicada. Pero para otros una desinteresada, una fresca. Eso soy.

La mejor amiga de todo el mundo. El amor platónico de algunos otros. La tonta que escucha callada y se muere por dentro. O la que simplemente no le importa ni una palabra de lo que tú dices. Esa soy. Al final, nada.

Con la que tienes que estar, a la que tienes que ver por obligación. Pero la primera que se puede dejar sola por confianza, y porque también, soy la que entiende. Soy la que nunca vez porque no se deja, porque se fastidia, porque tiene cosas más interesantes (o nulas) que hacer y nunca tiene tiempo para ti, eso soy. Esa es la imagen que tienes de mí.

Soy grande. Y pequeña. Soy inteligente y estúpida. Soy la que la pasa bien todo el tiempo y la deprimida bipolar. Eso soy.

Me sorprende ver como dos personas pueden verme en dos extremos tan distintos. Tanto que ahora no sé lo que soy. Me perdí hace un rato y ya se me olvido como se supone que debía ser.

¿Cómo me ves tú? Te lo diré, porque nadie ve la realidad. Todos ven los extremos. Lo que muestro de mi, y lo peor, ambas parten son verdad.

Soy la que sale todo el tiempo, la que siempre tiene algo que hacer, a la que nunca le falta alguien con quien salir, con quien bailar, la que hace lo que le da la gana y tiene con quien hacerlo. La que tiene la hija perfecta, más bella y más inteligente que la hace increíblemente feliz. La que tiene un montón de tipos nada despreciables a su voluntad, esperando por ella. A la que nunca le falta el dinero, ni el sexo. La que está buenísima y nunca te va a parar en serio. La que conoce a las personas indicadas que tú aunque sea, quisieras poder saludar. La más bella, la flaca la mil porciento deseable. La fina, la pana, la libre y la desenrollada. La que tiene el trabajo perfecto, la vida perfecta. Que fina es Maya, a veces que envidia le tengo.

Pero también soy la que se queda encerrada en casa porque todos se olvidaron de ella una noche y no tiene nadie con quien salir. La fastidiada sin oficio y sin nada que hacer. La que no quiere salir con nadie, porque no tiene nadie interesante con quien hacerlo. A la que le tocó cuidar la hija ajena por llenar su vacía vida un poco y tapar un hueco. La que se reprime de hacer lo que en verdad quiere hacer, porque simplemente no puede. La que no tiene dinero, ni carro, ni nada. La que esta frustrada porque no trabaja en lo que de verdad le gusta. La enamorada sola de un tipo que no le para, que la usa y utiliza a su antojo, y de la que ella espera estúpidamente que a él le hayan quedado ganas de tener sexo después de haberlo hecho con alguna otra más importante, interesante, bonita, adinerada, mucho más buena, y como siempre poco nula. La gorda, la tonta, a la que se desea menos. La amiga fea que se enamora de ti y tu no le paras pero la usas de vez en cuando, porque de vez en cuando la necesitas. Esa que tienen todos los hombres y cuya figura también tenemos todas las mujeres. Esa soy. Que idiota es Maya, no habría querido nunca estar en su lugar porque eso es lo que menos he querido en mi vida.

Ahí está. Esa soy. Esa es mi realidad. No te sorprendas, ni me subestimes, pero tampoco me tengas lastima. Con que todo lo haga yo es suficiente.

Y soy la que está cansada, agotada y siente que no puede más. Metida en un círculo vicioso del que no se si quiera escapar. A la que le hace tanto daño el verte como el no hacerlo. A la que le duele el pecho tanto, que siente que se le va a reventar. La impotente. Ya no sé lo que soy. Pero si se lo que siento esta noche. Y sé que mañana en el día sentiré todo lo contrario, y de pronto en un momento me sentiré incluso peor. No sé lo que soy, pero si lo que siento… y esta noche quiero morir.
.. ..
Hay una canción que dice…

Believe,
believe in me, believe
Believe that life can change
That youre not stuck in vain
Were not the same, were different tonight
Tonight, so bright
Tonight
And you know youre never sure
But youre sure you could be right
If you held yourself up to the light
And the embers never fade in your city by the lake
The place where you were born
Believe, believe in me, believe
Believe in the resolute urgency of now
And if you believe theres not a chance tonight
Tonight, so bright
Tonight....

Gracias por ella. Y hoy se despiden ambas Mayas, la que conoces y la que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario