Datos personales

Mi foto
Maya. Soltera, 26 aunque ya obsesionada con la treintena de años, la mayor parte del tiempo sola aunque este acompañada, bipolar, aunque selectiva amistosa y bastante sincera. Una bohemia.. o no se.. Solo sé que soy Maya.

sábado, 3 de enero de 2009

Estando abajo...

La verdad... despues de escribirlo, no soy lo suficientemente capaz de resumirlo en una palabra o frase. Miedo tal vez. Este se queda sin titulo...

Ya no me importa mucho nada la verdad. Hoy aquí todo me da igual...
Y no es un igual vacío o hueco. Me refiero, no me importa.....
No estaría tan mal que al salir de aquí resbalara en cualquier escalón y mi cabeza pegara en algún sitio rígido. No estaría tan mal que sangrara, quedara inconsciente, y no despertara más.
Mal estaría, después de eso, despertar.....
.. ..
Hoy quiero llorar y gritar, pero la verdad estoy cansada de hacerlo. No me importa ya quedarme con las ganas; cuando quedan reprimidas en momentos como este, las lagrimas a punto de salir y los gemidos a punto de explotar en mi pecho, son el único placer que puedo sentir. Esa sensación rara cuando inhalas, exhalas, que casi parecen cosquillas y casi podrían estremecer mi piel. ....

Hoy me hartaron las palabras de mi madre y los reproches de mi hermana. Ya no me importa quedarme callada o hablar. Ya no me importa dejar las cosas en paz o explotar. No. ....

No me importa siquiera mi temor a la soledad. Esta mañana desperté con la seguridad de que a nadie en este lugar le importo más de lo políticamente correcto. Odio a mi madre, a mi padre, a mis hermanos, a mis amigos, a mi vecina y a la muchacha que está sentada a mi lado en el bus. Me odio a mí misma y destruirme ya no es ni siquiera una opción. ....

Lo odio a él, por olvidar las canciones y dejarme atrás. Por darle a otra lo que una vez a mí estuvo a punto de dar. Lo odio por darle vida, después de haberme dejado la mía y mi vientre vacios. Así, sin más. ....

Y es que hasta la voz más dulce me fastidia, hasta la mejor canción me aburre. Hoy no le pude ver la esencia a la vida. Hoy ni siquiera viva estuve. ....

Y ahora lo único que me importa, es el temor de que ya no me importe nada lo suficiente. Nada. Como para respirar. A la única creatura ala que puedo temer, a mi misma porque se de lo que soy capaz, le acabo de quitar las cadenas y la he dejado soltar lo peor. La estoy dejando hacer lo que le plazca. ....

Quizá y esta vez, si sea. ....

No hay comentarios:

Publicar un comentario